Información sobre la movilidad en la Prehistoria a través de nuevas técnicas de investigación

08.02.2022

La unidad de investigación ArchaeChemis de la Universitat de València (UV) analizó el desplazamiento de los pobladores prehistóricos de la cueva de la Cocina de Dos Aguas. Con el desarrollo de una técnica novedosa llamada la técnica del análisis de tierras raras, pudieron demostrar que los últimos cazadores-recolectores de la cueva citada utilizaron materiales obtenidos a más de 50 kilómetros de distancia.

Los investigadores del departamento de Prehistoria de la UV confirman el potencial de la aplicación de estas nuevas técnicas, que se centran en discriminar entre diferentes afloramientos silíceos como base, cara a desarrollar hipótesis sobre el abastecimiento de materias primas y la movilidad en la Prehistoria. La técnica consiste, básicamente, en identificación de distintos tipos de roca y su lugar de origen. En el año 2016 se utilizó este método por primera vez en un conjunto de doleritas de afloramientos naturales de la Comunidad Valenciana y se compararon con restos arqueológicos de los yacimientos de Arenal de la Costa y Ereta del Pedregal (Valencia) y Bancal de Satorre (Alicante).

Ta y cómo explican en la revista Levante, "Los elementos de tierras raras son componentes químicos comunes en la corteza terrestre esenciales para el desarrollo de nuevas tecnologías. Para determinarlos se usa la espectrometría de masas (ICP-MS), una técnica con la que los iones producidos en el plasma de argón se inyectan en el espectrómetro de masas, separando así los iones en función de su relación de masa y carga.

De esta forma, muestras de objetos líticos y de rocas de los potenciales afloramientos se digieren con una disolución ácida que incluye el uso de ácido fluorhídrico, para después estudiar sus proporciones y concentraciones y compararlas estadísticamente entre las muestras estudiadas". Los datos obtenidos por esta técnica demuestran que los cazadores recolectores de la Cueva de la Cocina recogían el sílex de lugares cercanos o locales pero que también llegaba sílex de lugares más lejanos como el valle del Serpis.

Estos estudios podrían dar un vuelco a la percepción de las sociedades cazadoras recolectoras de la Península Ibérica, ya que podrían haber tenido una mayor movilidad geográfica de lo que sabemos hasta el momento, lo cual podría haber afectado incluso a la demografía de los grupos sociales. Otro de los datos importantes que nos aportan estas nuevas técnicas, son los hábitos de explotación de los materiales. 

Cueva de la Cocina de Dos Aguas, lugar donde se encontraron algunos de los útiles analizados. Foto: https://dosaguasayuntamiento.es/

Te puede interesar...

Escrito por: Oihane Morgado