Secuencian por primera vez el genoma de una de las víctimas del Vesubio

31.05.2022

Pompeya siempre ha sido una enorme fuente de información sobre la vida cotidiana durante el Imperio romano. El efecto de la ceniza que cubrió la ciudad en el año 79 d.C. ha permitido preservar numerosos objetos y crear moldes de las víctimas, que han permitido conocer con gran detalle parte de su aspecto. Asimismo, en los últimos años y con el avance tecnológico se han podido descubrir muchos más detalles gracias a los escáneres o, como en el caso que nos ocupa, el análisis genético.

Hasta el momento se habían podido secuenciar pequeños tramos de ADN mitocondrial tanto de restos animales como humanos. Pero ahora científicos de la Universidad de Copenhague dirigido por Gabriele Scorrano han logrado secuenciar el genoma completo de un hombre que se encontraba junto a una mujer en la llamada "Casa del Artesano". Consiguieron ADN de ambos individuos, pero solo pudieron secuenciar de manera completa el del hombre. Por la estructura y medidas de los restos esqueléticos pudieron determinar que el hombre tenía entre 35 y 40 años y la mujer era mayor de 50 años.

Restos de los individuos A y B de la "Casa del Artesano" (Scorrano, G. et al., 2022)
Restos de los individuos A y B de la "Casa del Artesano" (Scorrano, G. et al., 2022)

La información obtenida del genoma se ha comparado con la de otros 1030 individuos de época antigua y con 471 individuos modernos de Europa y Asia Menor. Los resultados indican que no hemos cambiado nada en todo este tiempo. El genoma presenta muchas similitudes con las personas que viven en la actualidad en el centro de la península itálica y con el de individuos que vivieron allí durante época imperial. También se han encontrado grupos de genes que en la actualidad se pueden encontrar en la isla de Cerdeña. Esto indica que los niveles de diversidad genética en la península podían ser más altos de lo que pensaba para la época.

El análisis del esqueleto del hombre además de proporcionar información sobre su edad, permitió identificar lesiones en una vértebra, lo que junto a el hallazgo de secuencias de ADN que suelen encontrarse en bacterias del grupo Mycobacterium, sugieren que el individuo estaría infectado con algún tipo de tuberculosis espinal muy avanzada. Esto, según los investigadores, podría haber sido lo que le impidió huir.

Cuarta vértebra lumbar (L4) afectada por tuberculosis (Scorrano, G. et al., 2022)
Cuarta vértebra lumbar (L4) afectada por tuberculosis (Scorrano, G. et al., 2022)

Los análisis de ADN son una de las herramientas que más información nos está proporcionando en los últimos años sobre nuestro pasado. Sin embargo, en este estudio, los investigadores apuntan a la dificultad de usar el método de extracción de ADN empleado en este estudio para más restos, ya que se trata de un método destructivo. Por tanto, las intervenciones a gran escala mediante este método no se pueden llevar a cabo. No obstante, se trata de un método que puede ayudar de manera puntual a conocer mucho más sobre el pasado.  

Escrito por: Aurora Asín