El descubrimiento de nuevas pinturas rupestres en Castellote (Teruel) permite descubrir una elaborada escena de recolección de miel

13.07.2021
Escena de recolección del Abrigo de Barranco Gómez (Bea Martínez, M., Domingo Sanz, I., y Angás Pajas, J., 2021)
Escena de recolección del Abrigo de Barranco Gómez (Bea Martínez, M., Domingo Sanz, I., y Angás Pajas, J., 2021)

Las pinturas se descubrieron en el núcleo ya conocido de arte levantino del Guadalope en Teruel en 2013 y se han llevado a cabo numerosos análisis para certificar su autenticidad y documentar las pinturas gráficamente con las últimas tecnologías para poder contextualizarlas y establecer las relaciones con núcleos de arte levantino de la zona. Los investigadores de la Universidad de Barcelona, de la Universidad Jaume I de Castellón y de la Universidad Politécnica de Madrid han clasificado el conjunto como singular por las particularidades que presentan algunas de las pinturas halladas.

El abrigo de Barranco Gómez se encuentra al inicio del barranco que desagua en el río Guadalope, zona de la cuenca media del Guadalope (Castellote, Teruel) en la que se han encontrado diversos yacimientos con arte levantino que han permitido actualizar los inventarios de conjuntos conocidos, así como han dado lugar a nuevas hipótesis interpretativas de gran interés. Las pinturas se distribuyen en tres paneles en un tramo central de 12,5 metros. La dificultad que presenta el lugar para su documentación hizo necesario el uso de técnicas de documentación digital adaptadas al lugar.

De las diferentes pinturas que se encuentran en el yacimiento llama especial atención la escena principal, datada en hace 7500 años, que se encuentra en el primer panel, en la que se puede ver como un trepador sube por una escala, posiblemente vegetal por la forma curva de los tramos, hasta una colmena. La escena se encuentra en un espacio de 158 cm de longitud y 57 cm de anchura y a 2.79 cm de altura del suelo e integra la morfología natural del abrigo como parte de la escena. El trepador tiene los rasgos faciales bien definidos (nariz alargada, labios gruesos y abiertos y mentón huidizo), no tiene representado de manera explícita el sexo y presenta un cuerpo ligeramente estilizado. Los detalles de su cuerpo como un ligero volumen muscular en las piernas, el estiramiento de los brazos y las piernas abrazadas a la escala le confieren a la pintura gran expresividad.

Representación de escena de recolección de miel sobre pared y techo del abrigo (Bea Martínez, M., Domingo Sanz, I., y Angás Pajas, J., 2021)
Representación de escena de recolección de miel sobre pared y techo del abrigo (Bea Martínez, M., Domingo Sanz, I., y Angás Pajas, J., 2021)

En cuanto a la escala, presenta una serie de nudos en forma de ochos que harían la función de escalones. Llama la atención un elemento lineal en el tercio inferior de 3 cm de longitud que se ha interpretado como palo o tronco transversal que aseguraría la estabilidad de la escala y evitaría su movimiento. En la parte superior, junto a la escala, se encuentran una serie de trazos lineales cortos que forman lo que se ha interpretado como una colmena. Esta forma de representar este elemento es única y según apuntan con ella se consigue una representación más fidedigna de la estructura de las colmenas salvajes. Esta escena destaca no solo por su gran detalle, sino por el reducido número de escenas de esta temática que se encuentran en los conjuntos levantinos.

Junto a esta escena y uniéndose con esta gracias a la prolongación de la escala hacia la parte inferior de la pared, aparece una acumulación de motivos entre los que se distinguen dos flechas, un arco simple y un cesto que se interpretan como los utensilios del trepador. Junto a estos y a su izquierda aparece un antropomorfo del mismo estilo que el anterior pero sin escala. Aparecen otra serie de motivos más difíciles de interpretar. Toda la escena demuestra una preocupación por los detalles y permite obtener información sobre las avanzadas técnicas que usaban para poder escalar.

A lo largo del primer panel y en los dos restantes se encuentran diferentes escenas de caza y representaciones de diferentes animales, entre las que llama la atención la representación de una cierva corriendo en actitud de huida con numerosos detalles y con la particularidad de dejar un pequeño espacio interior en la zona del hocico sin pintar. El naturalismo de esta representación llama la atención de los investigadores y la hace única dentro del arte levantino.

Representación de cierva corriendo en actitud de huida (Bea Martínez, M., Domingo Sanz, I., y Angás Pajas, J., 2021)
Representación de cierva corriendo en actitud de huida (Bea Martínez, M., Domingo Sanz, I., y Angás Pajas, J., 2021)

Los investigadores determinan que este yacimiento se ha usado a lo largo de diferentes fases estilísticas y presenta rasgos únicos no vistos en otros lugares de arte levantino. Determinan la importancia de las prospecciones sistemáticas de viejos y nuevos territorios para redefinir y comparar los hallazgos de arte levantino y tratar de comprender sus relaciones. 

Te puede interesar...

Escrito por: Aurora Asín