Arte rupestre en Andalucía: el abrigo Carmelo

07.09.2020

El abrigo Carmelo, también conocido como el abrigo de la Virgen, se localiza en el municipio cordobés de Peñarroya-Pueblonuevo. Más concretamente en el denominado Peñón de Peñarroya, un hito orográfico a nivel paisajístico con una altura de 775 m.s.n.m.

En el interior de este abrigo podemos apreciar seis grupos de figuras pertenecientes al arte rupestre esquemático, descubiertas, al menos para la ciencia, en 1965. Todas ellas se encuentran pintadas en diferentes gamas de rojo, producto de la mezcla de mineral molido y algún tipo de aglutinante. Presumiblemente, la producción de estas pinturas tuvo que haberse realizado directamente con los dedos, o bien, con muñequilla, como así nos indica el grosor de las figuras y algunas dedadas rojas dejadas en las paredes.

Los motivos pictóricos que han llegado hasta nuestros días se componen, en su mayoría, de diversas formas de representación de la figura humana, con alguna inclusión de elementos faunísticos o vegetales. El panel principal en cuanto a importancia se enclava en el techo de la cavidad. Se trata de un grupo compuesto por 7 antropomorfos, de unos 25-30 centímetros, y un elemento formado por tres barras verticales cortada por otra barra horizontal.

Este último motivo, conocido como ramiforme horizontal o pectiniforme doble, tan aparentemente divergente al resto, ha tenido (y tiene) diferentes interpretaciones por parte de los estudiosos del arte rupestre esquemático: barreras y/o estructuras, cuadrúpedos acéfalos, personas unidas, etcétera.

En nuestra opinión, esta figura en concreto responde al esquema de un conjunto de personas unidas por los hombros. De esta forma, cobraría aún más fuerza la interpretación de C. Barroso y F. Medina sobre este panel, asimilado como una escena de danza. Según estos autores, los tres antropomorfos centrales irían provistos de sendos tocados con plumas o cuernos y en torno a ellos girarían el resto de figuras humanas formando una escena de danza con gran dinamismo.

Como suele ocurrir en este tipo de abrigos, la adscripción cronológica, solamente por los motivos representados es bastante arriesgada, no pudiendo afirmar más que fueron realizadas durante la prehistoria reciente. Sin embargo, en el mismo peñón se han encontrado restos de un poblado calcolítico, documentándose algunas construcciones redondas a nivel superficial, referidas a casas o chozas. Asimismo se han hallado restos de cerámica, industria lítica, hachas y puntas de flecha de cobre, etcétera. Esto nos habla de un poblamiento zonal que se remontaría al menos el tercer milenio a.n.e. y que pudo estar en relación con la ejecución de las pinturas.

En la actualidad, el abrigo está protegido por un cerramiento para evitar actos vandálicos y las pinturas se encuentran en parte restauradas, lo que facilita su visionado. Sin duda, una visita obligada para quien quiera aprender un poco más sobre la prehistoria en el norte de Córdoba.


Bibliografía y recursos web:

-BARROSO RUIZ, Cecilio y MEDINA LARA, Francisca. "Una escena de danza en el arte rupestre postpaleolítico de la provincia de Málaga", Mainake, nº10 (1988), pp. 61-75.

-MOURE, José A. y RUIZ, Lluis J. "Las pinturas del Abrigo Carmelo (Peñarroya, Córdoba)", Empúries: revista de món clàssic i antiguitat tardana, nº 28 (1966), pp. 170-175.

-SANTIAGO VALIENTE, Javier y GILES PACHECO, Francisco. "Aportaciones para la carta arqueológica del norte de la provincia de Córdoba", Cuadernos de Prehistoria y Arqueología, nº1 (1974), pp. 103-122.

-CRISTO ROPERO, Araceli. Peñón de Peñarroya. Arte rupestre. Recuperado el 30 de agosto de 2020 de https://www.uco.es/guadiatvr/penon-de-penarroya/

Escrito por: Miguel  Toledano